Actividad 1603 – El Arte de Preguntar

En la clase de hoy, y como continuación de la clase sobre Comunicación Efectiva, vamos a trabajar sobre “el arte de preguntar”, donde la escucha radica en el otro, donde las preguntas abren espacios de exploración y aprendizaje, donde buscamos conocer como es el mundo que habita el otro. Y buscaremos llevarlo a prácticas como las entrevistas de relevamiento y a aplicaciones también más personales….

Los invitamos a ver el siguiente video y la actividad consiste en que nos cuentes:

  • ejemplos de tu vida donde alguna pregunta te abrió un nuevo camino…
  • o influyó en que puedas tomar una decisión…
  •  o una pregunta que hiciste a otro y  generó un espacio de aprendizaje…
  • o también podría ser nuevas preguntas que hoy creas valiosas hacer o hacerte.

No es lo mismo decir: ¿Por qué te equivocaste? que ¿Qué podrías hacer ahora diferente para cambiar el resultado?

Esta actividad tiene 5 puntos.

Anuncios
Publicado en Sin categoría
33 comments on “Actividad 1603 – El Arte de Preguntar
  1. Buenas.

    Recuerdo hace unos años atrás una pregunta que marcó mi rumbo respecto a trabajar por mi cuenta fuera de relación de dependencia:

    Queres seguir dedicándole tu tiempo a una empresa que se lleva lo que podrías llevarte vos si te animaras?

    Si bien llevó bastante tiempo animarme a armar algo de 0, sin saber nada de contadores, abogados, etc., el camino que me abrió esa frase en 2011 y los resultados que veo hoy, fueron tremendos, tanto a nivel profesional como a nivel personal.

    Adicionalmente siempre llevo 4 preguntas a cualquier problema:

    – ¿Es un problema?
    – ¿Tiene solución?
    – ¿La solución depende de mí o puedo aportar algo para la misma?
    – ¿Cuanto tiempo deseo dedicarle realmente a la solución del problema?

    Estás 3 preguntas, me llevaron a abordar los problemas de distinta manera y de poder discernir que me involucraba y que no.

    Saludos.

  2. MASI GABRIEL OMAR dice:

    Que tal?

    Cada fin de año (aproximadamente), hago un balance entre las actividades que realizo y me pregunto:

    Me hace bien seguir realizando dicha actividad?

    Porqué la estoy realizando?

    Qué beneficios me otorgará en el futuro?

    Si el balance me da negativo trato de reemplazarla o dejarla por completo.

    Una pregunta que cambió el rumbo de mi vida fue:

    A que te pensás dedicar?

    Me hizo decidir ser ingeniero y así tener múltiples opciones, pero aún no tengo una respuesta concreta.

    Saludos

  3. Yo empecé a hacerme varias preguntas después de lo de Cromañón. Yo fui a ver a la banda dos días antes de la tragedia y después del jueves me empecé a preguntar si realmente estaba siendo responsable. Si realmente estaba tomando medidas para asegurar mi seguridad o era un tema de suerte.
    Creo que me ayudó a preguntarme en más de una ocasión si estaba siguiendo al resto o estaba pensando por mi mismo ciertas decisiones.

  4. En general, cuando necesito establecer prioridades entre tareas que tengo que hacer (o me siento obligado a hacer), me pregunto si en 5 años, va a importar lo que haga ahora.
    Esta pregunta me permite reenfocarme en mis planes a largo plazo, y no hacerme drama cuando me empiezo a preocupar por lo inmediato (o preocuparme y resolver rapido).

    Relacionado con esto, otras preguntas clave que me hicieron hace un tiempo, son las siguientes:
    – Cuales son tus biggest accomplishments?
    – Q

  5. *continuacion de lo anterior, perdon, cliquee publicar sin querer*
    – Que cosas te gustaria conseguir con tu carrera proximamente?
    – Que te impide hacerlo?

    Es la ultima pregunta la que permite darte cuenta de cuales son tus mayores bloquers, y reconocer el problema te permite afrontarlo, y solucionarlo.

  6. Daniela Riesgo dice:

    Hola. Yo capaz no tengo una buena situación de una pregunta que me abrió la cabeza sino que creo que las decisiones son las que te abren el rumbo, pero muchas veces nos cuesta tomar una decisión final para actuar.
    Es en ese momento en que me hago unas preguntas muy simples, que por más que sean clichés en el momento justo y tomadas en serio te ayudan a dejar las excusas de lado y decidir:
    ¿Quiero esto?
    ¿Cuánto realmente me requiere hacer?
    ¿Vale la pena?

    Y la más típica pero más concisa: ¿por qué no?

  7. Federico Esteban dice:

    Una pregunta que me hizo tomar una decisión acerca de mi futuro fue: “¿Esto que estoy haciendo ahora, es lo que quiero para mi? ¿Es lo que voy a querer para mi en el futuro?”

    Esta pregunta me ayudó a poder definir en momentos de indecisión que hacer con mi carrera profesional.

    Lo importante es que no fue una única vez que tuve que hacerme esta pregunta, si no que es algo que me tuve que cuestionar varias veces; y que es algo que todos deberían hacer periódicamente como una actividad de autoevaluación. Uno debe hacerse estas preguntas cada tanto, no para cuestionar su vida, sino para, mediante el cuestionamiento crítico, tratar de identificar qué aspectos uno debe cambiar de su vida y qué debe hacer, o qué rumbo tomar para mejorar y llegar a eso que uno quiere ser.
    También por un hecho de que eso que uno quiere es algo cambiante, y si no se hace este cuestionamiento, uno puede no darse cuenta que lo que quiere cambió, y no puede mejorar.

  8. Débora Martin dice:

    En mi caso, todas las cosas en la vida se clasifican según una escala de prioridades. Dichas prioridades se establecen de acuerdo a determinados principios, normas, etc. Cada cierto tiempo hago un autoexamen de este estilo:

    Las cosas que considero más importantes, ¿las estoy poniendo en primer lugar o están siendo relegadas por otras menos importantes?
    ¿Estoy desperdiciando tiempo en actividades que no me aportan nada positivo?
    ¿Qué puedo hacer para lograr tener mejores cualidades o corregir algunas defectuosas?
    ¿Qué cosas puedo cambiar para tener una vida más sencilla y enfocada en lo importante?

    Y otras similares a esas.

  9. Buenas!!

    En mi caso creo que la pregunta mas importante que me hice fue un día hace no muchos años cuando tuve un pequeño accidente domestico (me electrocute haciendo una instalación en casa).

    Después del episodio que podría haber terminado muy mal, me pregunte si estaba haciendo lo que realmente quería con mi vida, si estudiar como venia estudiando era realmente lo que elegía para mi, o si sencillamente debería dejar de intentar seguir adelante y dedicarme a algo mas artístico.

    – ¿Realmente estoy haciendo algo que me hace feliz?¿Estoy conforme con la vida que lleve hasta este momento?

    La otra pregunta importante surgió de una charla con una amiga.

    – ¿Cual es tu pasión?

    Ella se refería a aquello que realmente amaba hacer sin esperar nada a cambio mas que la felicidad de hacerlo, eso que podría hacer por horas días o meses sin cansarme.

    Mi respuesta fue un completo silencio, jamas me había detenido a preguntarme algo así.

    Puedo decir que una vez cada tanto me repregunto estas cosas, responderme o sencillamente pensarlo desde la propia sinceridad es un ejercicio que me gusta hacer. Saber que cosas me apasionan o tan solo pensar en ello, me ayuda a conocerme un poco mas. Pensar si estoy satisfecho con lo que hago día a día, me da el pie para tomar decisiones que pueden abrirme a nuevas oportunidades.

    Sin dudas, creo que las preguntas correctas , pueden darnos la oportunidad de conocernos y de actuar de una manera mas proactiva para con nosotros mismos, y para con las personas que nos rodean. Las preguntas correctas, también pueden darnos la oportunidad de conocer a los demás y eso es también algo muy enriquecedor.

  10. Leandro Palma dice:

    Buenas!

    En mi caso, una pregunta que me cambió definitivamente el curso de mi vida pasó cuando tenía que elegir la Universidad a la que iba a ir, o incluso si iba a estudiar.

    Soy del interior así que no estaba nada claro que estudie acá. Si bien ya había precedentes en mi familia, venir a estudiar acá significaba dejar atrás lo poco que conocía.

    En ese momento un conocido me dijo que solo haga el sacrificio si quería ser el mejor.

    Hoy en día es muy dudoso que venir a estudiar acá tenga alguna relación con ser el mejor, pero en ese momento y con lo poco que yo conocía era un hecho.

    Así que me pregunté por varios meses si quería ser el mejor y aunque no no recuerdo haberme contestado que sí, está clara la desicion que tomé. Esa desicion cambio drásticamente mi vida.

  11. Buenas,

    Muchas veces me salta la duda si el camino que elegí para mi vida es el correcto. Cuando estas dudas comienzan a atentar con el desarrollo habitual de los días siempre me hago las siguientes preguntas:

    Por qué elegiste este camino?
    Ese por qué sigue siendo importante ahora?
    Como te ves en unos años si seguís por este camino?
    Ese futuro es el esperado o pretendés algo distinto?

    Las respuestas a estas preguntas en general me devuelven la confianza en mi primera elección, y a veces han hecho que tuerza un poco el rumbo.

    Saludos

  12. Varias preguntas me han hecho que me hicieron re-pensar muchas cosas.

    Una de las que más destaco es si en mi futuro me gustaria trabajar en relacion de dependencia sentado 8 hs en una oficina obedeciendo ordenes…
    A pesar de haber elegido la ingeniería porque me gusta, hoy más que nunca estoy convencido que la única forma de crecer es intentar un camino propio como lo es el camino FreeLance. Si bien hoy en día trabajo en relación de dependencia, tomé la decisión de estar atento a cualquier proyecto freelance que surja para trabajar en él.

    Por mi cuenta, he hecho más de una vez la siguiente pregunta a compañeros de la facultad: Qué te hace creer que vos no podes? (Haciendo referencia a comentarios que hacen respecto a que tal o cual materia es dificil y que no pueden hacerla). Otra de las preguntas que hago a veces es “Por que no lo intentas antes de decir que no? (Haciendo referencia a compañeros que solo optan por hacer 2-3 materias por miedo a que les vaya mal si hacen mas)

    Tambien periódicamente hago preguntas más simples en mi trabajo que generan espacios de aprendizaje. Por ejemplo, el otro día aprendí (luego de hacer preguntas) qué son las baterías de los yacimientos de petróleo o bien como se realizan inyecciones para extraer el petróleo cuando las superficies no son porosas, etc..

    Saludos,

    Juan

  13. Uciel Rodriguez dice:

    En el último año del secundario vino una psicologa al nuestro curso porque habia una fuerte división entre las mujeres y los varones. Nos llevabamos muy mal. Dicha persona comenzo a hacer preguntas a cada uno y a establecer criteros de respuestas. Luego nos pidio que nosotros formularamos las preguntas y se la hicieramos a alguien para comparar nuestras respuesta (que previamente fueron copiadas en un papel). El curso comenzo a entender parte de la problematica de las discusiones. Con un par de “sesiones” más el ambite del curso tomo otro rumbo. A veces por el simple hecho de no preguntar nos perdemos de varios factores o tal vez suponemos cosas que en realidad no son asi.

  14. En los primeros años de la carrera, tuve diversos problemas con varias materias, en las cuales no me sentía capaz de poder realizarlas y pensaba que no estaba capacitado para poder realizar esta carrera.

    En ese momento, la pregunta ¿Es verdaderamente esto lo que yo quiero estudiar? ¿Soy lo suficientemente capaz para poder terminar esta carrera?, mucho tiempo pensé que no, pero por suerte seguí intentando, y cambiando cosas en mi vida, y hoy por hoy estoy ya muy cerca de recibirme.

    Por suerte hoy puedo mirar atrás y decir que tome la decisión correcta, y al preguntarme si era lo que quería hacer, me ayudó para saber que si, esto era lo que quería para mi futuro.

  15. Manuel Iglesias dice:

    En los momentos donde me cuesta decidir algo siempre trato de preguntarme: ¿Para qué? ¿Para quien? y mas que nada ¿Por qué no?. Me hago las mismas preguntas varias veces hasta estar seguro de las respuestas y estar convencido de qué es lo que quiero.
    Siento que funciona, no se si siempre elijo lo “mejor” pero al momento de tomar la decisión lo hago con seguridad.

  16. belubeltran dice:

    Varias veces me pasa que las cosas no salen como yo quiero o como me lo imaginaba. En esos casos freno y me pregunto:
    * ¿Puede que este camino distinto sea mejor que el que planeaba?
    * ¿Puedo sacarle algo positivo?
    * ¿Conviene que me relaje y trate de disfrutar esta situación distinta?
    * Si más adelante revalúo lo que pasó con más objetividad, ¿hay posibilidades de que sea una evaluación positiva?

  17. Previo a contar la situación, hago una breve introducción.
    Tengo un hermano que es unos 6 años mayor que yo, y hoy en día vive en el exterior. Siempre fue mi modelo a seguir, y aprendí muchas cosas de él.

    En uno de los viajes que hice para ir a visitarlo, nos quedamos de noche, charla de hermanos, cerveza mediante.

    Él vive haciendo negocios allá, de modo que le pregunté, Cómo era eso de hacer negocios? Cómo hacer para generar una cierta confianza en la otra persona? Cómo generas un cierto valor, de modo que la persona quiera escucharte y sabe cuál es tu propuesta?
    Y ahí es cuando comenzó a contarme que lo primero y más importante es interesarse en la otra persona, saber de antemano qué es, qué hace y tratar de hacer que se sienta a gusto, interesarse más en escuchar al otro, que en hablar, hacer sentir que la otra persona se puede abrir con nosotros. Transmitir una actitud positiva, sonreir, asentir, hacer comentarios sobre lo que nos está diciendo, de modo de hacerle saber al otro que lo estamos escuchando. Por otro lado el lenguaje corporal es sumamente importante, brazos y piernas cerradas reflejan una forma en que nos escondemos, en que estamos cerrados a la escucha del otro, lo correcto es sentarse derecho, piernas separadas, y brazos en la mesa, mostrando al menos los pulgares, algo que informa al otro que estamos abiertos y que no ocultamos nada. También, respecto al lenguaje corporal, es positivo imitar el lenguaje corporal del otro, de una manera sútil, sin que sienta que lo estamos imitando, de esta forma se hace generar cierta empatía con la otra persona.

    Y hoy en día es que este aprendizaje fue mucho más profundo, y me di cuenta que era una forma de afrontar relaciones humanas en general

  18. cdesseno dice:

    Suelo hacer balances y creo que es algo común que lo hacen todos. Por un lado hago un balance a corto plazo (día a día) y por otro lado a largo plazo (anual o semestral).

    En el de corto plazo, todos los días, antes de irme a dormir hago un balance del día: qué hice hoy, cómo me sentí de haber hecho eso hoy y qué voy a hacer mañana. Si el balance da negativo, trato de refinar las acciones del día siguiente para que el balance sea positivo.

    El de largo plazo es parecido, sólo que no tomo acciones puntuales para hacer el balance. Y en general lo que hace que el balance sea más positivo son los viajes o la gente nueva que conocí. Si bien lo académico tiene un rol importante para mí, no es definitorio.

  19. Matias Duarte dice:

    Al terminar el secundario estaba convencido de que la carrera que quería seguir era Ingeniería en Informática.

    Cuando ingrese a la facultad la realidad fue otra, al estudiar tantas horas y salir mal en los exámenes me preguntaba: ¿Que estas haciendo mal?, ¿Esto era lo que realmente querías?, ¿Cuanto tiempo mas es necesario probar?, ¿No sera mejor probar en otra facultad?.

    Por suerte seguí adelante y los buenos resultados comenzaron a llegar y aca estoy, a 3 meses de ser Ingeniero en Informática.

  20. Cada vez que siento que estoy viviendo en modo automático, haciendo la misma rutina todos los días sin parar y que el tiempo pasa muy rápidamente, me detengo a pensar y me pregunto:

    ¿Estoy haciendo lo que realmente quiero? ¿Disfruto con todas las cosas que hago? ¿Hay cosas que me gustaría hacer y no las estoy haciendo por falta de tiempo? ¿Que puedo cambiar para hacer las cosas que me gustaría y no puedo?

    Y ahí es cuando para la pelota y organizo mejor mi vida y mi día a día, para darle lugar a las cosas que me gustara hacer y no estaba haciendo, como por ejemplo, hacer deporte, que apenas arranque la facultad, por todo lo que conlleva, deje de hacer para enfocarme en estudiar y cursar, pero después me di cuenta que necesitaba hacer otras actividades que disfrutara y que me despejaran de la rutina.

    También a la noche trato de hacer un balance del día y planificar que cosas debería hacer al día siguiente para que sea productivo. Lo mismo hago al finalizar el ano, me pongo metas para el ano próximo, que cosas quiero seguir haciendo, que cosas nuevas me gustaría hacer y que cosas no quiero hacer mas.

  21. Maximiliano Prystupiuk dice:

    Cuando estaba en el secundario, una pregunta muy importante que me hice fue ¿Qué quiero hacer en el futuro? Si bien no pude responderla exactamente, me hizo reflexionar y disparó nuevas preguntas y decisiones que me llevaron a donde estoy hoy.

  22. Juan Costa dice:

    Preguntas que me hago mucho este año:
    * ¿Adonde quiero estar en 10 años? (respecto a modo de vida, trabajo, carrera, etc)
    * ¿Como hago para llegar ahi/ lograr eso?

  23. Juan Manuel Baracat dice:

    Buenas,

    Cuando tuve que decidir si continuaba o no trabajando donde estaba, primero empecé a analizar los pros y contras del trabajo (Salario, flexibilidad, distancias, ambiente, tecnología), sin embargo la pregunta mas simple y que mas influyó en la decisión fue: ¿Disfruto lo que hago?.

  24. Mariano Rodriguez dice:

    La clásica pregunta que nos deben haber hecho a todos acá cuando somos chicos: ¿Qué vas a ser cuando seas grande? Una pregunta que parece más una obligación de la otra persona a elegir algo para tu futuro, hace que se abra un mundo de otras preguntas que te hacés a vos mismo para intentar responder esto: ¿Qué es lo que más disfruto hacer? ¿En qué quiero ocupar mi tiempo? ¿Vale la pena el esfuerzo para lograr ser …?
    Son todas preguntas que me fui planteando en su momento, y las que me llevaron a elegir esta carrera. Ahora, a poco de recibirme puedo afirmar muy contento que no me equivoqué en mi elección, hago lo que me gusta hacer, y me hace bien.

  25. nestor huallpa dice:

    Una pregunta que marcó mi carrera fue cuando trabajaba como cadete de administración en un empresa de ortopedia y traumatología. La verdad no la pasaba tan bien, y yo creo que era porque era un cadete, el famoso “che pibe”. Después de un año canse y me preguntaba ¿si esto era lo que quería para mi vida? ¿Puede encontrar algo mejor? Entonces fue cuando decidí retomar la facultad ya que no me había ido bien en el CBC. Esta decisión cambió mi vida en muchos aspectos.

  26. Eliana Diaz dice:

    “Una pregunta que hiciste a otro y generó un espacio de aprendizaje”:

    Estaba en un parcial de fisica I, me habia trabado en un ejercicio. Cuestión que
    me acerque al profesor y le hago una consulta sobre ese ejercicio.
    Como no me faltaba mucho para terminarlo, el profesor intentando ayudarme comenzó a hacerme preguntas. De esta manera, me encontré entendiendo un
    ejercicio que creía saber pero que claramente lo resolvía de manera casi automática, sin razonarlo.

  27. Tobías Lichtig dice:

    La pregunta que más me aporta en general es: qué es lo que más me interesa o más me va a hacer crecer? Planteándome eso explícitamente me ayudó a tomar más de una decisión, desde impulsarme a hacer viajes interesantes, hasta forzarme a tomar diversos cursos e incluso empezar a trabajar.

  28. Las preguntas nos hacen pensar. Son encausadoras de razonamientos, si seguimos preguntandonos cosas seguimos pensando, razonando y deduciendo.
    Empujan a filosofos, con preguntas muy abstractas, pero tambien nos empujan a nosotros diariamente.
    Ejemplos de esto se pueden ver en los comentarios de mis compañeros.

    Para seguir aportando, preguntas que me hago en mi vida continuamente:

    Si hago x, como afecta a y?
    Que cambie ultimamente que hace que sienta x?
    Que tengo que cambiar para dejar de sentir x?

  29. Kevin Lew dice:

    Las preguntas que me hago son:
    Que es lo que quiero hacer en un año? y en 5?
    Que quiero cambiar y que quiero seguir haciendo?

  30. Me suele ser útil ponerme en situaciones hipotéticas para hacerme preguntas. Por ejemplo:

    Si muriera hoy, ¿estaría satisfecho con la vida que tuve?. Recordar mi propia finitud muchas veces me impulsa a hacer cosas nuevas o a no quedarme estancado.

    Y también cuando me molesta el comportamiento de alguien, intento imaginarme en su lugar y me pregunto ¿me comportaría igual?. Ponerme en el lugar del otro me ayuda a comprederlo.

  31. Suelo preguntarme si estoy satisfecho con lo que logre hasta ahora, si estoy de acuerdo con el rumbo que esta tomando vida y que me gustaria lograr que aun no lo halla logrado.

    Si las respuestas son negativas trato de preguntarme que debo hacer para corregir el rumbo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: